viernes, 22 de junio de 2012



Cuando todo iba bien, y el boom de la construcción nos permitía rechazar trabajos, ellos vinieron para hacer el trabajo que nadie quería hacer... Vinieron a trabajar por una miseria, mientras su vida se evaporaba bajo el plástico de los invernaderos.

Ahora, la gente los acusa de que se están cargando la sanidad pública con sus gastos. Los acusa del horror de que " anden sueltos" por la calle, cuando ya no hay trabajo ni para nuestra gente...

En las vacas flacas, sale lo peor de nosotros... Hasta el punto del maltrato...

"Mierda" había escrito en la carpetita del cole de una niña que ha venido hoy a verme con su madre... Se me ha partido el corazón.

" nos quitan el trabajo y la cultura" aseguraba una lugareña... con unos argumentos propios de una capacidad intelectual bastante inferior a la de mi perrita, por cierto

Soy detractora de la globalización, me entristezco con los desarraigados...mas me confieso gran amante de las mezclas culturales...

Porque aprendí que puedo llevar a mi Ronda en el corazón mientras oigo a un cubano tocar canciones de la trova, mientras cenas fideos con leche, como hacen en marruecos, de la mano de buenísimos amigos que allí nacieron...

Se puede querer a Andalucía a la vez que te alegras de que en la Bretaña francesa haga fresquito en Agosto, , la gente sea ecologista y dejen entrar a los perros a todos lados... quererla oyendo una nana en euskera, un poema en flamenco o un fado en Lisboa, con el amor de tu vida.

Porque el acento de Cádiz suena genial cuando lo escuchas en Galicia, el de Valladolid entrañable mientras aprendemos a poner DIUs en La Chana e incluso el acento de Madrid, paseando bajo las encinas de Jun, suena como el más bonito de los acentos....

Mi piel andaluza se oscurece rápido pese al tímido sol del norte, y mis ojos claros me dicen que agradecerían vivir siempre con tan poca luz...la sangre de murcia que corre por mis venas se manifiesta en los mercados de hortalizas de Londres, a la vez que se escandaliza de los precios.

Porque hay un acordeon y una guitarra que interpretan una belga y una andaluza mientras un mejicano canta "llorona, llorona.." mientras yo miro la luna en el cielo, el mismo cielo que se ve desde Ronda.

Un griego me explica los tipos de sidra de Francia, un dominicano me regala una turquesa de su tierra,una alemana cria espárragos en Loja y un sueco me explica la ruta más sencilla para subir al Mulhacén. A todos les hablo del Tajo de Ronda, y de como , si Ronda tuviera mar.... qué mar tan azul sería... :)

Una bretona, una andaluza, una catalana y una alemana, unen sus fuerzas para hacer esta música, algo aflamencada pero que ellas mismas confiesan que no es flamenco... Todo un crisol de culturas, y un regalo para los oidos....

Por la convivencia, por que no haya crueldad... Va esa canción.

PD: qué ABSURDO es todo esto... cuando somos ahora nosotros los que tenemos que irnos... a realizr trabajos como ingenieros en Alemania mientras cobramos mucho menos que ellos....








1 comentario:

virgymr dijo...

Mira que siempre me encanta lo que escribes... pero cuando hoy he leído esta entrada me han dado ganas de hacer panfletos con ella y salir a repartirla por la calle. Seguro que muchas personas de cabecita dura abrían su mente.

Un beso ENORME!! Y nunca dejes de regalarnos palabras =)